El valor por el esfuerzo del cliente representa identificar actuaciones que proporcionen el máximo valor al cliente exigiéndole el mínimo esfuerzo posible. Muy útil para maximizar la satisfacción del cliente, para así conseguir su fidelización.