El cliente valora la compra en función no solo del precio sino también comparando el valor de las prestaciones más el feeling, con las incomodidades y inseguridades