“Al éxito y al fracaso, esos dos impostores, trátalos siempre con la misma indiferencia.”

Rudyard Kipling