La combinación de personas ordinarias hacen cosas extraordinarias. Si te crees extraordinario eres alguien ordinario.

Cita de Gabriel Ginebra en el libro “El japones que estrelló el tren para ganar tiempo”