Conferència TEAMING_Valores en equipoJaume Marti, Jil Van Eyle, Joaquim Deulofeu, Eusebio Sacristán y Joan Ripoll

Jaume Marti, Jil Van Eyle, Joaquim Deulofeu, Eusebio Sacristán y Joan Ripoll

 El entrenador de fútbol, Eusebio Sacristán, ha participado junto con el director del Teaming Institute, Jil Van Eyle, y el psicólogo de empresa, Jaume Martí, en la mesa redonda ‘Valores en equipo’, organizada por la Universitat Abat Oliba CEU

 Barcelona, 27 de marzo 2015.- La táctica, la preparación física, la técnica, son aspectos que hay que atender en un equipo de fútbol, pero “lo realmente importante es la energía de las relaciones personales”. Así lo ha manifestado el entrenador de fútbol y colaborador del Teaming Institute, Eusebio Sacristán, durante la mesa redonda ‘Valores en equipo’, celebrada en la Universitat Abat Oliba CEU.

Es ésta una lección que Eusebio ha extraído de su etapa como entrenador. “Esta profesión me ha enseñado que para disfrutar con lo que hago y seguir consiguiendo objetivos son muy importantes las relaciones personales”. Un alto grado de conexión personal posibilita que la plantilla al completo mantenga el nivel de tensión competitiva necesario aun cuando alguno de sus jugadores disfrute de pocos minutos. En estos casos, ha subrayado, “la sinceridad es clave. Tienes que decirle con sinceridad que para ti es importante”.

El que fue jugador del ‘Dream Team’ ha expresado su convicción de que los resultados llegan como fruto “de un trabajo y un convencimiento”. La misma convicción que, según ha relatado, le llevó a superar obstáculos en su carrera como jugador. En este sentido, ha recordado cómo tuvo que hacer frente al condicionante de no tener una gran condición física, circunstancia que, a primera vista, le descartaba a ojos de algunos entrenadores. No fue el caso de Cruyff, cuya llegada al Barça fue “un regalo. Él llegó y dijo que quería al pequeñito. Implantó un modelo en el que mis virtudes encontraron condiciones para desarrollarse”.

Anteriormente a Eusebio, ha intervenido el presidente del Teaming Institute, Jil Van Eyle, que ha evocado el momento que tuvo conocimiento de la enfermedad de su hija como el punto de inflexión que le hizo abandonar la mentalidad “materialista” que había tenido hasta entonces. “Gracias a la enfermedad de mi hija entré en contacto con gente que ayuda. Iba de milagro en milagro”. Este cambio de perspectiva le llevó a buscar una fórmula de encontrar financiación para las organizaciones solidarias, y nació el modelo Teaming. Tras comprobar que era muy difícil partir desde arriba hacia abajo, lo que propuso a las empresas es que todos los empleados pusieran un euro y luego decidieran en qué proyecto invertir el dinero. “Lo que pedía era trabajo en equipo. Son micro-donaciones en equipo”. La fórmula no sólo se ha demostrado eficaz para recaudar cerca de 200.000 euros al mes procedentes de las empresas, sino que han sido factor generador de buenas dinámicas dentro de las propias organizaciones donantes.

Y es que la diferencia que marca Teaming es la misma que existe ente el compromiso y la implicación, ha matizado el psicólogo de empresa Jaume Martí. “Lo difícil es comprometerte. Igual sucede en el deporte, hay gente que está implicada y hay otra que,además, está comprometida».

El coloquio ha sido conducido por el profesor de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universitat Abat Oliba CEU, Joaquim Deulofeu.

Fuente: Juan Pablo Sanz García, Universitat Abat Oliba CEU, Gabinet de Premsa