Una muy acertada reflexión para el nuevo año:

Son tiempos de trabajar en uno mismo siempre mirando a los demás, teniéndolos presentes, conjugando, negociando, interactuando con ellos. Cuantas más interacciones con los demás, más riqueza material y espiritual obtendremos, sin duda. Es el principio de la sinergia.

Álex Rovira